Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia. La continuación de la navegación acepta el uso de las mismas.

Tú hieres y acaricias la madera en nombre de la libertad;
tú enseñas en el interior del bronce y en las celdas graníticas,
amas el resplandor de los cuchillos,
entras en las arterias vegetales,
creas al mismo tiempo el resplandor y la sombra,
llevas la vida al interior de la muerte.

Antonio Gamoneda

Entrar